Cuidar la piel de tu bebé: 6 reglas de oro de los 0 a los 3 años

Cuidar la piel de tu bebé: 6 reglas de oro de los 0 a los 3 años

La piel del bebé es su defensa contra el mundo exterior. Al abandonar el útero, su función es la de formar una barrera que lo protege de lesiones e infecciones. Es la primera medida de defensa del bebé y por eso merece cuidados especiales. La piel del bebé recién nacido es mucho más fina que la de los niños. Por esta razón, es muy sano y conveniente que te preocupes de la piel de tu bebé recién nacido.

Tú lo sabes, nosotros lo sabemos… y si has llegado a este artículo eres una madre o padre responsable, consciente de que el cuidado de la piel de tu hijo merece productos especiales para bebés. Estas son seis reglas de oro para cuidar la piel delicada de tu bebé

1. Evita los productos alcalinos

La piel del niño carece de flora bacteriana que lo proteja. Como el pH de la piel del bebé es ácido (varía entre 4,5 y 6), disminuye su función de formar una barrera y es menor su resistencia a agentes infecciosos. Asimismo, la inmadurez de sus glándulas sebáceas y de su sistema inmune hace que tu bebé sea blanco fácil para infecciones.

Los champús y jabones comunes son muy alcalinos, es decir que su pH es mayor a 7, y pueden modificar perjudicialmente el pH ácido del bebé e irritar su piel. Un champú de cuerpo completo, con un pH de 5, es una buena opción para mantener la acidez de la piel del bebé, pues sirve para evitar que salga costra láctea en el cuero cabelludo y lo protege de infecciones y lesiones por absorción.

Evita los productos alcalinos

2. Hidratación: crema hidratante desde la lactancia

Las alteraciones en el pH de la piel de los bebés causan resequedad porque se pierde el contenido hídrico y lipídico natural. Esto puede degenerar en una enfermedad de la piel conocida como dermatitis atópica. Por tal motivo, las cremas hidratantes que restauren la barrera lipídica y restablezcan el contenido hídrico naturales, se hacen indispensables para el cuidado de la piel de los bebés.

Hidratación: crema hidratante desde la lactancia

 

3. Anticípate a la dermatitis atópica

Según la Clínica Mayo, la dermatitis atópica es una enfermedad muy común en la piel de los bebés. Puede volverse crónica y exacerbarse periódicamente si no se atiende rápido y con productos idóneos. Se manifiesta con picazón y enrojecimiento, que provocan gran incomodidad y desazón en tu bebé. Aunque no tiene cura, el cuidado de la piel delicada y los tratamientos oportunos impiden su aparición y alivian la picazón. Aplicar cremas especializadas y los cuidados especiales preventivos son cruciales en la lucha contra la dermatitis atópica.

Anticípate a la dermatitis atópica

4. Evita los baños prolongados

Sin duda hay bebés que disfrutan el agua. Si es el caso de tu pequeño, no lo prives del placer del baño. No es necesario bañarlos todos los días. Si tu bebé nació para nadador profesional, puedes bañarlo siempre que él quiera, pero sin usar jabones todas las veces. Y aquí viene lo importante: ten presente que después de 15-30 minutos el agua también deshidrata la piel de los bebés y te arriesgas a resequedades en el cuero cabelludo y en zonas delicadas. Ten siempre a mano un bálsamo calmante con el que masajees el cuerpo de tu bebé luego de los baños. Úsalo en las zonas que puedan presentar mayor roce y estén en riesgo de descarnación o de resequedad. Recuerda que tu bebé tiene la piel delicada y es importante mantenerla siempre hidratada.

Evita los baños prolongados

5. No lo expongas directamente al sol

Sabiendo que la piel de los bebés es una piel delicada, parece obvio que no es recomendable exponerlo a los rayos solares. Te sorprenderías de enterarte de cuántos padres no lo saben. Protege la piel de tu bebé. Si quieres “asolearlo”, ponle siempre un protector solar cuyos componentes atiendan a los cuidados especiales de la piel de los bebés que hemos mencionado. Un protector solar es la mejor arma contra las quemaduras y será el inicio de una prevención contra el cáncer de piel. Los hay para el día a día y también para las vacaciones. Escoge el tipo de bloqueador que mejor se ajuste a tu situación.

No lo expongas directamente al sol

6. No bajes la guardia

Todos los bebés del mundo son tan importantes para nosotros como lo es el tuyo para ti. Aunque quisiéramos, no podemos cuidarlos uno a uno. Sí podemos, en cambio, dejarte estas reglas de oro para que hagas tú el cuidado de la piel del bebé que tiene la suerte de ser tu hijo.  Si muchas madres y padres se responsabilizan de los cuidados especiales y permanentes, podremos estar tranquilos.

Recuerda que tu bebé solo te tiene a ti y eres tú quien debe velar por que su piel crezca sana y forme una barrera efectiva contra el mundo y sus riesgos. Sin embargo, no estás sola, en Pharmaskin te damos el respaldo de los mejores productos para el cuidado de la piel de tu pequeño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.