Realiza este quiz e identifica tu tipo de piel

pharmaskin-realiza-este-quiz-e-identifica-tu-tipo-de-piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Su función principal es ser una barrera protectora contra las bacterias y todas las agresiones externas del medio ambiente. Incluso, a veces podemos ver en ella reflejadas afecciones de todos los órganos del cuerpo.
Por eso es tan importante identificar cuál es tu piel para que le des los cuidados que necesita. Esto puede mejorar en gran medida tu calidad de vida y tu confianza en ti misma/o.

  1. ¿Cómo sientes tu piel?
    1. Suave y tersa. Al tacto se siente lisa y sin imperfecciones, resequedades o irritaciones.
    2. Seca. Al tacto se siente un poco áspera y tiende a picar o a veces a descamar. Cuando gesticulas a veces se siente tirante
    3. Grasosa. Al tacto a veces puedes sentir las imperfecciones (poros abiertos, puntos negros o acné)
    4. A veces seca, a veces grasa, dependiendo del momento del día o del clima.
    5. A veces es normal o a veces irritada, seca e incluso con descamación.
  2. ¿Cómo se ve tu piel?
    1. Se ve hidratada. No es ni brillante ni seca, sino que tiene un brillo natural y saludable. No tienes imperfecciones o manchas.
    2. Apagada y sin brillo, algunas áreas presentan enrojecimiento o resequedad.
    3. Brillante y grasosa. Tienes los poros abiertos y algunas imperfecciones como puntos o acné)
    4. Brillo y grasa y grasa en la zona T (Frente, nariz y mentón) y mejillas secas.
    5. Suave y tersa, pero se enrojece con facilidad ante los cambios de clima
  3. ¿Cómo se siente tu piel después de la ducha?
    1. Suave, con brillo natural e hidratada.
    2. Poco elástica, tirante. Sientes que incluso te cuesta gesticular.
    3. Sensación grasosa, un poco brillante y poros dilatados
    4. La zona T se siente grasosa pero las mejillas muy secas
    5. Se ve roja e irritada. Puede arder en algunas zonas
  4. ¿Cuál es la reacción de tu piel ante el clima?
    1. Tu piel luce fresca y sin imperfecciones sin importar el cambio de clima o temperatura
    2. Cuando hace frío se reseca, enrojece e incluso se agrieta. Cuando hace calor se siente un poco más elástica.
    3. Cuando te expones al sol por largos periodos de tiempo tu piel se siente más grasa y salen más imperfecciones (espinillas o acné)
    4. Al exponerte al sol o a temperaturas más altas de lo que estás acostumbrada/o, brilla la zona T y se vuelve grasa al tacto.
    5. Tu piel es muy sensible a los cambios climáticos, sin importar si es frío o calor. Se generan irritaciones o alergias causadas por el sudor o por la resequedad.
  5. ¿Cómo se comporta tu piel cuando aplicas una crema hidratante en el rostro?
    1. Se vuelve más luminosa y radiante y el efecto dura casi todo el día
    2. Siente la piel hidratada cuando lo aplicas, pero unas horas después se va el efecto.
    3. Al aplicar la piel se ve muy brillante y se siente aún más grasa
    4. Hidrata en algunas zonas de la cara, pero en otras se ve demasiado brillante
    5. Es muy sensible ante la mayoría de los productos pues se enrojece más

Respuestas

Revisa y cuenta tus respuestas

Si la mayoría fueron A: Tu Piel es Normal

Tu piel no representa ningún problema en particular. Habitualmente es suave, sus poros son poco visibles y rara vez te sale una espinilla o un grano. Mantiene una buena hidratación lo que la hace flexible y elástica. Sin embargo, eso no significa que debes cuidarla. Con el paso del tiempo tu piel puede cambiar, por eso debes estar preparada/o.
Recuerda proteger tu piel de:

  • El frío
  • Ambientes muy secos
  • La exposición prolongada al sol
  • La fricción excesiva en la piel

Si la mayoría fueron B: Tu Piel es Seca

Tener piel seca significa que los lípidos de la piel que se encargan de mantener la hidratación y protección de la piel no son suficientes o han perdido su capacidad para retener agua. Se siente tensa y frágil. Esta condición hace tu piel más vulnerable y más sensible a las agresiones del medio ambiente.
Si tu piel es extremadamente seca y presenta descamación debes usar varias veces al día un hidratante, pero si persisten los síntomas debes consultar un dermatólogo.

Recuerda proteger tu piel de:

  • El frío
  • Ambientes muy secos
  • La exposición prolongada al sol
  • Uso de cosméticos convencionales

Si la mayoría fueron C: Tu Piel es Grasa

Tener piel grasa significa que las glándulas sebáceas producen más grasa de la necesaria para humectar la piel. Esto genera el taponamiento de los poros, produciendo puntos negros o espinillas. Se caracteriza por el aspecto brillante y graso, poros dilatados y una textura irregular, causada por las imperfecciones (espinillas y acné). Si bien esta característica es más común en la adolescencia, hay etapas donde la carga hormonal se altera lo que hace que las glándulas sebáceas produzcan más grasa y se generen episodios de acné como la menopausia o algunos métodos de planificación.
Si este es tu tipo de piel, es muy importante usar productos especialmente desarrollados para este tipo de piel, o incrementará la posibilidad de que aparezcan imperfecciones. Si tu problema continúa visita un dermatólogo.

Recuerda proteger tu piel de:

  • La exposición prolongada al sol
  • Productos que aporten exceso de grasa
  • Dormir usando maquillaje
  • Maltratar la zona afectada por las imperfecciones, podría dejar rastro y cicatrices en la piel.

Ten en cuenta que, cuando vayas a escoger tu protector solar, lo más conveniente es que sea en gel. Si es en crema, no debería superar los 50 SPF, pues a más SPF, más grasoso es el protector solar.

Si la mayoría fueron D: Tu Piel es Mixta

Tu piel es una combinación entre grasa y seca. Se distingue por el aspecto brillante en la zona T (frente, nariz y barbilla) y mejillas normales o secas; además los poros suelen estar dilatados.
Si tienes este tipo de piel, deberías limpiar la zona T dos veces al día para controlar la producción de grasa, mientras que hidratas las zonas secas con cremas humectantes. Sin embargo, en el mercado existen muchos productos especialmente diseñados para las necesidades de este tipo de piel, que en realidad es el más común.

Recuerda proteger tu piel de:

  • La exposición prolongada al sol
  • El uso excesivo de exfoliantes

Si la mayoría fueron E: Tu Piel es Sensible

Tu piel es sensible a los estímulos del medio ambiente y a muchos productos, por eso se irrita con facilidad o presenta alergias. Suele presentar un aspecto terso y luminoso, libre de impurezas e imperfecciones, pero con el paso tiempo o bajo algunos estímulos del ambiente, se desarrollan síntomas de hipersensibilidad porque la barrera cutánea se hace deficiente y permeable, por lo que los agentes irritantes penetran con facilidad y el agua se evapora de la piel con más facilidad.
Esto produce enrojecimiento, resequedad, descamación y erupciones. Aunque es más frecuente en la región facial, también se da en escote y otras zonas como las extremidades o cuero cabelludo. Los episodios se desencadenan por exposición al sol, frío, sequedad ambiental o por la aplicación de cosméticos y perfumes. Si presentas estas características debes consultar a un dermatólogo para que te ayude a controlar las crisis de ese tipo de piel.

Recuerda proteger tu piel de:

  • El frío
  • Ambientes muy secos o húmedos
  • La exposición prolongada al sol
  • Usar jabones convencionales
  • Aplicar exfoliantes
  • El Uso de cosméticos convencionales

Recuerda que, sin importar tu tipo de piel, los malos hábitos alimenticios, la falta de sueño, el cigarrillo o el estrés generan un impacto negativo, acelerando el envejecimiento. Además, la rutina de limpieza y cuidado con productos especiales para tu tipo de piel es fundamental para el bienestar y para el futuro de tu piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.